miércoles, 22 de diciembre de 2010

ECLIPSE LUNAR 21-XII-2010








ROBERTO S. CONTRERAS ESPARZA

domingo, 19 de diciembre de 2010

LEMURIA, LA SÚPER CIVILIZACIÓN DE LA ANTIGÜEDAD

¿LA EVIDENCIA DE ESA ESTIRPE EN MÉXICO?
Por: Roberto S. Contreras Esparza
Cuando uno tiene la oportunidad de visitar algunas de las impresionantes obras arquitectónicas del pasado arqueológico de México y mira las asombrosas construcciones, la perfección y los imponentes monumentos que realizaron nuestros antepasados, casi siempre se pregunta… ¿Cómo lo hicieron?, ¿con qué herramientas contaban?, ¿qué conocimiento tenían?, ¿qué función tenían? Muchas preguntas más que surcan nuestra mente al maravillarnos ante tales evidencias. El conocimiento y sabiduría que nos legaron la gran cantidad de pueblos antiguos, en gran parte fueron concebidos por medio de la evolución natural, por un conocimiento que poco a poco creció con los años y la experiencia. Para la ciencia oficial es un hecho, una verdad comprobable, que sus procedimientos ortodoxos, científicos y años de estudio -así se afirma- sólo fueron producto de la evolución. ¿Pero será esa la verdad?


CONOCIMIENTOS SUPERIORES EN EL PASADO
Entre los interesados e investigadores y sobre todo por los estudiosos de la astroarqueología, se han manejado diversas teorías para explicar de algún modo todo ese conocimiento de nuestros antepasados, aportando como prueba tradiciones religiosas y orales, grabados, figurillas o antiquísimos relatos de libros sagrados que hacen alusión a posibles visitantes del espacio. Ellos habrían convivido con nuestros antepasados, dejando parte de sus conocimientos y avances en algunos pueblos del antiguo mundo. Fueron esos dioses quienes habitaron en enigmáticas civilizaciones de territorios míticos, posible cuna de estirpes de habitantes superiores de conocimiento avanzado en lugares como Agharta, Hiperbórea, la fabulosa Atlántida. Sitios que entre la historia y la leyenda han hecho suponer a muchos investigadores sobre el origen de una raza madre, un lugar en donde se tenía el dominio sobre las fuerzas de la naturaleza, con un impresionante adelanto tecnológico que diseminaron por todo el planeta y que ha llegado hasta nosotros de forma velada. Y es sobre una de estas increíbles razas, de una extraña civilización y su probable establecimiento en México de la que hablaremos en este artículo, la enigmática Lemuria. Sobre la fabulosa civilización de Mu o Lemuria se ha escrito mucho, se ha especulado más y es muy probable que a través de los años esta civilización se confunde entre la realidad y la ficción. Veamos cómo da inicio esta historia.


LA HISTORIA DE LEMURIA, NA O NAACAL
A principios del siglo XX, un coronel inglés de nombre James Churchward, al estudiar antiquísimas civilizaciones en India, por casualidad encontró una referencia sobre una vieja cultura de nombre Naacals, cuyos integrantes llegaron a India desde un misterioso continente ubicado en medio del Pacifico. Con creciente interés sobre lo que había descubierto, el coronel poco a poco ganó la confianza de un sabio sacerdote hindú, de los pocos que aun existían y que conocía la historia de esa hasta ahora desconocida raza, los Naacals. El sacerdote le entregó a Churchward unas arcaicas tablillas de barro que se creía habían sido hechas en Birmania y llevadas después a India, donde fueron custodiadas celosamente en templos religiosos. Las tablillas contenían fragmentos de la historia de una súper isla de nombre Lemuria, y contaban sobre su esplendor y su destrucción por fuerzas telúricas que ocasionaron el hundimiento de esa civilización en medio de una indescriptible tormenta, perdiéndose en el mar en una sola noche, debido a un increíble y extraordinario desastre natural. El interés del coronel James Churchward por saber más sobre esta misteriosa cultura le motivó a una búsqueda que lo llevaría por varias regiones del mundo, donde consiguió más información en escritos de culturas muy distantes entre sí.


EVIDENCIAS POR TODO EL MUNDO
Encontró referencia sobre Lemuria en escritos como el Ramayana, el Chilan Balam, el Libro Egipcio de los Muertos, el Popol Vuh, la Biblia, el Códice Chimalpopoca, el Códice Troyano y otros escritos, en los que según el coronel Churchward se afirmaban y describían los acontecimientos de una gran catástrofe que ese investigador identificó como el fenómeno que hundió a Lemuria. Además entendía que las civilizaciones maya, egipcia, hindú, griega y judía y otras más guardaban en su historia testimonios y pruebas de gran trascendencia que aportó en sus investigaciones con el fin de probar la existencia de esta súper cultura e incluso llegó a afirmar que Lemuria era el lugar donde se hallaba el mítico “Jardín del Edén”, y que ese relato bíblico procedía de ese continente perdido. Más o menos esto fue lo que descubrió y dejó James Churchward para la posteridad, para los investigadores interesados en estos temas, el de las súper civilizaciones del pasado.


LOS LEMURIANOS, LA TERCERA RAZA MADRE
Al buscar más información sobre Lemuria, el equipo de Tercer Milenio encontró sobre este continente, en la página 416 del Glosario Teosofísico de la polémica investigadora de lo oculto, Helena P. Blavastky, que hay una clara descripción: “Lemuria, término moderno empleado por algunos naturalistas y que actualmente usan los teósofos para designar un vastísimo continente que según la Doctrina Secreta del Oriente, precedió a la Atlántida. Su nombre Oriental no revela gran cosa a los oídos europeos”. (La Lemuria constituía un antiquísimo y gigantísimo continente anterior a África y a la Atlántida. Fue destruida por los efectos de terremotos y de los fuegos subterráneos y sumergida en el fondo del océano desde hace algunos millones de años, dejando como recuerdo de ello varios picos de sus más altas montañas, que ahora son otras tantas islas, entre las cuales figuran la llamada isla de Pascua, famosa por sus estatuas gigantescas. Este continente comprendía el sur de África, Madagascar, Ceilán, Sumatra, Océano Índico, Australia y Nueva Zelanda, extendiéndose hasta gran parte del Océano Pacífico. Fue cuna y residencia de la tercera Raza-madre, o sea la primitiva humanidad física y sexual que en aquellos remotos tiempos tenían estatura gigantesca. Una vez desaparecida la Lemuria, surgió la gran Atlántida.)


LA LEMURIA Y SU EVIDENCIA EN MÉXICO
Según varios investigadores, una colonia de sobrevivientes de este magno continente se estableció en pleno centro de la planicie central de México. Nosotros, al tratar de averiguar un poco más sobre esta posibilidad, rastreamos los datos de James Churchward y de un minerólogo y arqueólogo de nombre William Niven, quien habló en sus libros -que fueron varios tomos- de este súper continente. Averiguamos la supuesta ubicación de esa colonia y algo sobre lo que sucedió después. Según Churchward, quien se basó en los descubrimiento arqueológicos del investigador William Niven, el asentamiento de Lemuria en México abarcó una superficie de 200 millas, desde Texcoco hasta Haluepantla, (Tlanepantla). En su libro El Continente Perdido de MU, en la página 226, referente a unas excavaciones específicas, se lee textualmente: “Las ruinas en las que encontré la imagen china se hallaban en los restos de la tercera o más baja civilización, a 30 pies de la superficie, en el pozo que yo (Niven), había excavado en San Miguel Amantla, cerca de Haluepantla, a 19 millas del Palacio Nacional, de la Ciudad de México”.


LA UBICACIÓN DE ESA SÚPER RAZA
Como se aprecia, Niven menciona el lugar de donde se extrajeron las figurillas y tablillas de barro de los Naacals. En la actualidad en esa zona (lugar que Churchward y Niven localizaron los vestigios de Lemuria), se encuentra una colonia que lleva el mismo nombre, San Miguel Amantla, y que se ubica a un costado de la ya desaparecida refinería 18 de Marzo, en la delegación Azcapotzalco. En las descripciones que hace el coronel en sus escritos, se encuentra más evidencia que prueba (si esto es cierto) la verdadera localización de los sobrevivientes del gran continente lemuriano. En otro párrafo más adelante de su libro El Continente Perdido de MU, el coronel Churchward hace más menciones al describir uno más de sus hallazgos, una tablilla de barro: “Tablilla número 1, fue encontrada esta tablilla en San Miguel Amantla, que esta muy cerca de Santiago Ahuizoctla (Ahuizotla), donde fue hallado el altar con su pintura descrita anteriormente”.


FIGURILLAS Y GRABADOS EN LA CIUDAD DE MÉXICO
Las colonias San Miguel Amantla de Tlapizac y Santiago Ahuizotla son lugares colindantes e incluso parte de la colonia Santiago Ahuizotla pertenece al Estado de México, en Naucalpan. Entonces por medio de estos datos podríamos pensar que muy cerca del Distrito Federal se estableció una colonia de los lemurianos, los Naacals. Sobre la zona que nos ocupa, las colonias Santiago Ahuizotla y San Miguel Amantla, averiguamos que en tiempos prehispánicos este lugar fue asentamiento de un pueblo mexicano, los matlanzincas, grandes orfebres y muy ágiles artesanos tributarios de Tenochtitlán. Los historiadores cuentan que los mismos emperadores de México-Tenochtitlán mandaban a ese lugar a hacerse sus vestimentas, ornamentos y joyas. Fue un lugar de grandes artífices.


JAMES CHURCHWARD Y WILLIAM NIVEN
En la actualidad, Santiago Ahuizotla y San Miguel Amantla son dos colonias como muchas otras del Distrito Federal. Cuando la zona fue visitada para esta investigación, se supo que hace varios años en San Miguel aún se podían ver vestigios de monumentos prehispánicos que debido al desconocimiento e ignorancia de las personas hace tiempo que se perdieron por desgracia. Sólo quedaron los recuerdos de las personas mayores, además de una buena cantidad de fragmentos, figurillas y otros objetos de cerámica, que los pobladores de esa zona al levantar sus casas y en otro tipo de excavaciones- han logrado rescatar y que ahora guardan celosamente como un tesoro personal y en secreto. Los habitantes de la zona se han unido para defender parte de ese terreno, pues donde antiguamente había unos campos de fútbol, han dado parte a las autoridades para que lo declaren como zona arqueológica y así evitar la invasión de gente de otras colonias y la construcción de unidades habitacionales.


LOS VESTIGIOS ANTIGUOS
El problema lleva varios años y ni el Instituto Nacional de Antropología e Historia ni otras dependencias encargadas, lamentablemente, han hecho algo relevante al respecto. Pero volviendo con Lemuria es muy posible que entre esos hallazgos quede uno que otro objeto, mucho más antiguo que los elaborados por el pueblo de los matlanzincas y tal vez -como aseguraba James Churchward- que William Niven había descubierto esa mítica cuidad a mas de 30 pies de profundidad, lo que hace por ahora imposible saber más debido a la profundidad sobre ella. Para fortuna de los interesados en esta civilización, tal vez algún día, en un futuro próximo y con una tecnología más avanzada se hagan nuevos estudios, nuevas excavaciones y a lo mejor se logre desenterrar y descubrir más de esa gran civilización. El fin es que esto pueda ser la prueba fundamental de la estancia y ocupación de una colonia sobreviviente de los lemurianos en nuestro territorio. Pero, ¿quién sabe?, tal vez nunca lo sabremos. Por ahora seguiremos tratando, buscando y continuaremos hipotetizando sobre este mítico y enigmático continente hasta que no suceda algún descubrimiento interesante que nos diga lo contrario sobre Lemuria. ¿No cree usted?


ENRIQUE MERCADO, CONTACTADO
En varias de las pláticas sostenidas con el contactado mexicano Enrique Mercado, éste aseguraba haber estado en conexión con cierto grupo de visitantes del espacio y que esto lo llevara a escribir un interesante libro llamado “28 Horas a bordo de un OVNI“, en el que narraba algo de lo mucho que había vivido en sus múltiples encuentros con cierto grupo de extraterrestres. Mercado relató lo que ellos le habían contado sobre varias sucesos en relación a la raza de Lemuria. La Tierra habría sido visitada por cuatro razas predominantes que de alguna forma se dividieron el planeta; dos de esas razas eran los Zarios (Atlantes) y los de Mu o Lemurianos que por ciertos intereses internos tuvieron una confrontación entre ellos, dando por resultado la desaparición de sus respectivas súper civilizaciones. Según Mercado, por estirpe, nosotros, los latinos, descendemos de los Lemurianos, y el tipo caucásico-ario europeo es de los descendientes de los Atlantes. También hace mención este contactado, que otra de las cuatro razas visitantes, era de sólo mujeres (las Amazonas). Y si se busca bien en la historia y construcciones antiguas, se podrá encontrar con la evidencia de estas súper civilizaciones y su influencia que hay hasta nuestros días.

LA IGLESIA DE SANTIAGO AHUIZOTLA

viernes, 26 de noviembre de 2010

EN MEMORIA...


ENRIQUE MERCADO ORUÉ, CONTACTADO
Por: Roberto S. Contreras Esparza
Hace ya varios años, falleció un personaje que tal vez los nuevos interesados por los no identificados no conocieron, nos referimos a un contactado mexicano, un personaje que aseguraba que había convivido y conocido a varios integrantes de otra civilización, seres venidos de otro mundo. De esta forma, ellos, los visitantes, le platicaron algunas cosas que el plasmo en un libro y preparaba una secuela del mismo (y que por fortuna me mostró ampliamente), en donde dejo datos, características y convivencia sobre su contacto con esos seres venidos de algún rincón de las estrellas. Su nombre Enrique Mercado y ha varios años de su fallecimiento, volvemos a recordarlo en este articulo para los nuevos interesados y que publicamos como un homenaje sobre el fallecimiento de este extraordinario personaje... He aquí algo sobre este impactante caso.

El día martes 9 de diciembre (del 2003) en el D. F., a las once de la noche aproximadamente y a pocos días de cumplir 75 años, falleció el señor Víctor Enrique Mercado Orué. Una persona que siempre estuvo involucrado en lo al fenómeno OVNI se refiere, debido a la forma en que entro a este enigmático tema. Pero, ¿quién era este señor? Tal vez su nombre no nos diga gran cosa, pero dentro de la materia de los no identificados en México, las personas interesadas con un conocimiento mas o menos aceptable y sobre todo los que conocen el tema, bien sabían que el señor Mercado Orué poseía un sitio, un lugar especial ya que era un “contactado”. Si, una de esas personas que por azares del destino y la casualidad (como el creía), había entrado en contacto con seres de otra civilización, con visitantes extraterrestres que incluso lo invitaron a visitar y conocer una de sus naves.

ESTUVE 28 HORAS A BORDO DE UN OVNI

Enrique Mercado, nació el 17 de diciembre en Zacualtipán Hidalgo, allá por el año de 1928. Contador Público de profesión y jubilado después, entro al mundo del los OVNIs cuando en el año de 1965 del mes de septiembre, cierta tarde encontró a uno de estos “visitantes” analizando su automóvil. Pero esto solo era el inicio ya que en sucesivo, fue contactado en 9 ocasiones por seres extraterrestres, procedentes de una civilización llamada MU. Esto ocurrió en un lapso de tiempo que va de 1965 a 1978. En dos de esas ocasiones fue invitado a subir físicamente a las naves exploradoras y también logro visitar un aparato mayor, la nave madre.

En esa ocasión estuvo físicamente 28 horas a bordo de dicha “nave” y debido a esto pudo conocer algunos aspectos interesantes referentes de esta foránea civilización. Esto lo motiva (tiempo después) a escribir su increíble experiencia en un libro, el cual se titulo “28 Horas a Bordo de un OVNI”. Hoy en día este libro se ha traducido y publicado en Alemania. Por lo importante de su vivencia, el señor Enrique Mercado fue invitado a participar en dos Congresos Internacionales, el primero en Alemania en el año de 1979 y el segundo en México, D. F. en el año de 1995 además de otros interesantes eventos, también participo en diversos programas de radio y escribió reseñas de su contacto en múltiples publicaciones periodísticas.

ALGO SOBRE ESTE SEÑOR

Personalmente les diré, que por medio del trabajo que realizamos como reportero e investigando y como un gran interesado por los no identificados, he logrado conocer a los mas representativos contactados de nuestro país y uno que otro del extranjero, Con los mas interesantes (varios de ellos) he platicado mas o menos profundamente, otros mas ni siquiera han valido la pena. Pero de entre todos estos, el que más me intrigaba, era el caso de Enrique Mercado, y esto lo pueden atestiguar los amigos investigadores que me conoce, pues de alguna forma lo platicaba con ellos.

El señor Mercado, a diferencia de la mayoría de los “contactados”, no contaba con súper poderes, no tenía ningún mensaje para la humanidad, no organizaba picnic extraterrestres en despoblado, no tenia escuelas de enseñanza cósmica, no curaba, no se tuteaba con los “hermanos mayores”, no tenia a estos seres a su disposición (las nanas cósmicas) y sobre todo no explotaba su contacto, ya que no cobraba dinero (ni en pesos, ni en dólares) como muchos que andan por ahí.

Su historia era el clásico encuentro de una civilización más avanzada con otra menos evolucionada, seres muy similares a nosotros. Su experiencia tenia un orden, cierta lógica y no daba saltos conceptuales de un tema a otro, y si había alguna pregunta que el no sabia, lo decía sin buscar explicaciones estrambóticas o justificaciones falsas y raras. Era asiduo participante de las reuniones del CIFEEEAC (Centro Investigador de Fenómenos Extraterrestres Espaciales y Extraordinarios Asociación Civil), ahí platicábamos de los tópicos del fenómeno del momento y convivíamos más que de compañeros, como amigos.

UN CASO MUY INTERESANTE

Por fortuna, conocí al señor mercado al inicio de los noventa y aunque ya había leído años antes sobre su caso, conversar directamente con el, causo gran impacto en mi. De alguna forma sus platicas me hicieron entender (a mi manera), ese raro comportamiento de este llamado síndrome del contactismo. Al reflexionar sobre su experiencia y convivencia con miembros de esa otra civilización, hacía nacer en mí una gran cantidad de interrogantes, interrogantes que constantemente eran respondidas por Don Enrique. Siempre me mostró gran disponibilidad (y no solo a mí). Tenía mucha paciencia y era muy comprensivo cuando una y otra vez se acercaba la gente a preguntarle lo mismo.

Pudimos estar dos veces ofreciendo conferencias juntos, la ultima de ellas en Aguascalientes y en el trayecto del viaje aprovechaba para preguntar todo lo que se podía preguntar, cuando se esta frente a una persona que aseguraba haber vivido tal experiencia. Recuerdo, entre las cosas que me contó, me decía, que los visitantes al despedirse de el, lo hacían diciéndole... “Piensa bien, nos volveremos a ver”, y volvían a contactarlo. Al final de su contacto, esas fueron las últimas palabras de estos seres, pero ahora solo Don Mercado, este donde este, sabrá si volvió a tener noticias de ellos.

Para finalizar, me gustaría agregar, que sigo pensando que el caso de Enrique Mercado Orué, es un caso muy atrayente, no podría asegurar lo que el afirmaba, pero había elementos muy atractivos, dignos de consideración, que ofrecían (y ofrecen) un buen campo de estudio, con elementos considerables e incluso hechos que el toco en su interesante libro y que ahora han resultado verdaderos. Un atrayente caso para todos aquellos que quieran adentrarse a ese enigmático fenómeno que es el contactismo.

BUEN VIAJE...

El día miércoles 10, en compañía del investigador Carlos Guzmán Rojas y demás miembros de la familia Mercado, pudimos despedirnos de este gran personaje que ya es parte de la historia y de la casuística mexicana, que estará presente como un parámetro en la mente de todo interesado cuando se hable del contactismo, cuando uno se adentre a este desconcertante fenómeno que nos representan los OVNIs. Señor Enrique Mercado, donde quiera que este... Buen viaje.

viernes, 12 de noviembre de 2010

EL CENTRO HISTÓRICO, EXPERIENCIAS DEL MAS ALLÁ

RELATOS Y EVIDENCIAS DEL MÉXICO MÁGICO

Por: Roberto S. Contreras Esparza

Al recorrer las viejas y reconstruidas calles del Centro Histórico, uno percibe y siente que en sus palacios, en sus antiguas casonas, edificios y en esas enormes populosas vecindades de varios patios, aun guardan registros de energía, de esencia y emociones acumuladas por el devenir del tiempo, de sus habitantes, que se convierten como un destello de impactantes remembranzas registro de su grandeza de lo que fueron. Aun en estos días podemos apreciar en cada calle reflejada la evolución y la tradición de nuestra ciudad, una historia que tristemente nos es cada vez mas ajena a quienes la habitamos ya sea por el desconocimiento o simplemente por desinterés. Pero, caminar por estas calles y sus construcciones es sumergirse en historia, misterios, curiosidades y anécdotas que por algo le dieron el titulo de la “Ciudad de los Palacios”.

SUCESOS INCREIBLES EN EL CENTRO HISTORICO

Lamentablemente advertimos con gran desconsuelo el descuido y el abandono al que se han sometido algunas de esas grandes obras de la arquitectura y la escultura, como son los nichos, escudos, figuras y otras rarezas que adornaron las fachadas de las casas en que vivieron los personajes que de cierto modo le dieron vida a esta gran metrópoli. Sucesos e historias impactantes que han quedado como un mito y que hasta nuestros tiempos repercuten de una forma muy atrayente, y si aunamos algunos de los relatos desconocidos que aun en la actualidad se desenvuelven en esta particular zona, obtendremos resultados sumamente significativos...

Por tal motivo en este libro pretendemos mostrarle nuevas investigaciones asesorándonos con datos fidedignos y mostrando atractivos reportajes que esperamos sirvan al lector interesado y amante por este tipo de sucesos como una guía para conocer y saber un poco más sobre este extraordinario lugar y para que de alguna forma participe y se adentre al conocer los sucesos enigmáticos que ahí acontecieron que por raras circunstancias se presentan en la actualidad de fantásticas e inesperadas formas y cuando esto sucede, trastoca el sentido común del protagonista, del testigo, quedado la evidencia como una mas de las múltiples manifestaciones que se dan con cierta frecuencia en estas especial e interesantísima zona. Pero al final de cuentas son parte de nuestra propia historia, como ciudad y como individuos.

SU CONEXIÓN CON ESAS ENTIDADES

Es por eso que en esta obra, nos dimos a la tarea de hacer investigación sobre algo de lo mucho que ahí sucede, tanto en el México colonial como en tiempos modernos, presentándole pruebas y relatos directos de quienes han podido ser participes de una de estas extrañas manifestaciones siendo su directa conexión con esas entidades de las que siempre hablamos pero que difícilmente podemos sostener con evidencias, por lo tanto aquí les mostraremos interesantes fotografías del suceso, que le darán a usted una mejor perspectiva de lo que ahí aconteció. Igualmente le reiteramos que esperamos sirva esto como una pequeña guía de lo paranormal, para los visitantes y gente deseosa de saber más sobre estos sitios y sus enigmas. Es también un llamado a cuidar, valorar y proteger este patrimonio histórico, un interesante legado que por fortuna, aun podemos ofrecerle a quienes nos preceden.

lunes, 6 de septiembre de 2010

MANIFESTACIONES DEL MAS ALLA

¿LA MUERTE VIAJA EN EL METRO?

Roberto S. Contreras Esparza

Constantemente recibimos imágenes muy extrañas y difíciles de constatar, recientemente nos llego una peculiar fotografía en la que se aparecía lo que podría ser la imagen de una “Calavera”. Ismael Rodríguez, protagonista del suceso nos envió la información y la imagen de dicho evento. Aquí les presentamos los datos de cómo se obtuvo la fotografía, también les presentamos en detalle aumentada la imagen por gente de nuestro equipo, buscando resaltar la extraña efigie. Obsérvelas, conozca la historia y saque sus propias conclusiones sobre esta imagen que deacuerdo a nuestro informante, fue obtenida en el Sistema de Transporte Colectivo, Metro en el D. F.

¿SE TRATE DE ALGÚN REFLEJO?

Por un amiga supe de su revista y al ver los artículos, veo con sorpresa que la realidad supera la ficción por los casos tan impresionantes que publican. El motivo de mi correo es que vi su sección sobre las fotografías raras y precisamente quiero comentarles de una foto que personalmente tome y me ha llamado la atención algo que aparece ahí, tal ves no sea nada y todo se trate de algún reflejo, pero ustedes saben mas sobre este tipo de imágenes y espero que me digan que fue lo que capte, que por cierto la fotografía la tome a finales del mes de junio. La historia de como obtuve la fotografía es la siguiente:

PARA MÍ ES UNA CALAVERA

Hace dos semanas un primo me presto una cámara fotográfica, La cámara era una Minolta digital de 3 mega píxeles, pues mi intención es comprarme una y quería ver que tan accesibles y fáciles de manejar son, además de que quería ver la calidad de las imágenes y otras características. Conseguí prestada la cámara un martes por la noche como a las 11 y media y al regresarme a mi casa en el Metro, por la estación Zapata, iba tomando fotografías de los asientos y ventanas, tratando de probar la cámara. Ese vagón casi estaba vació, había como tres personas del otro lado y así esa noche tome unas 5 o 6 fotos. Al día siguiente al vaciar las fotos en la computadora y revisando las imágenes para ver que calidad tenían, si se veían bien al agrandarlas y mantenían definición, fue cuando vi eso que para mí es una “Calavera”.

ESA NOCHE NO VIAJABA SOLO

La imagen de la “muerte o la calavera”, la podemos apreciar en la esquina de la ventana que aparece a la izquierda. Se la he mostrado a varios familiares y compañeros y me han dicho que esa noche la muerte viajaba conmigo y hasta me quieren espantar diciéndome que algo me va a pasar. Pero esa noche, yo no sentí nada, ni vi nada anormal, pero al pensar que sin proponérmelo esa noche tome en foto a la muerte, me hace sentir cierto escalofrió, tal vez porque esa noche no viajaba solo. Espero que la foto les sea interesante, como a mi, y sirva para que la gente se de cuenta de que no estamos tan solos como lo creemos... Ismael Rodríguez Larios, Colonia Narvarte, México Distrito Federal...

miércoles, 25 de agosto de 2010

IMAGENES DE LO PARANORMAL...

EL CENTRO HISTORICO

EXPERIENCIAS DEL MAS ALLA

Roberto S. Contreras Esparza

Ocasionalmente y por extrañas circunstancias el mundo de lo extraño se empalma con el nuestro y nos deja ver algo de lo que sucede en el, ese plano X del que todos hablamos e intuimos que esta en alguna parte nos permite vislumbrarlo y se obtienen interesantes imágenes fotográficas que ocasionalmente y de forma fortuita se logran captar, que podrían ser mensajes, señales desde ese raro mundo que nos toca descifrar. Estas imágenes son el único enlace del protagonista, su prueba máxima de los involucrados con esa zona mágica que es el también llamado más allá y si lo duda conozca este ejemplo:


EXTRAÑAS IMAGENES EN CATEDRAL METROPOLITANA

Esta fotografía fue tomada por una familia católica apellidados Hernández Fajardo, originarios de Guadalajara Jalisco que en su visita a la Ciudad de México, al estar en la Catedral Metropolitana del Centro Histórico, tomaron varias imágenes como recuerdo de su viaje. Tiempo después y como casi siempre sucede en estos casos, al revisar las fotos entre familiares y amigos, les hicieron notar lo que ahí se manifestaba descubriendo extrañas formas en una de las fotos, en la cual se observa digamos con claridad lo que parece ser un cráneo y unos ojos en la parte baja en uno de los cuadros del altar de forma muy nítida.

Ellos (la familia Hernández) no se explican de qué se podría tratar, pero entienden que los misterios de Dios son grandes y muchos, los cuales difícilmente se podrán comprender. --“Solo dios sabe porque se manifiesta de esa forma, tal vez son sus enviados que así se hacen notar y estamos muy agradecidos de haber captado algo así--, comento la señora Beatriz autora de la fotografía. Por lo cual no creen que se trate de nada malo pues sucedió dentro de una iglesia, la casa de Dios.

Nosotros aquí les presentamos la imagen que amablemente nos proporciona esta familia, tratada con algunos acercamiento digitales, para que usted distinga y observe bien y obtenga un punto de vista personal y comprendamos de que este plano en que vivimos es sorprendentemente extraño y en cualquier momento desde el mas allá alguien nos puede contactar. La fotografía fue tomada con una cámara Minolta réflex de 135 Mm. con película normal ASA 100 a principios del mes de octubre de 2005.

martes, 27 de julio de 2010

LA APARICION DE UNA MONJA EN PALACIO NACIONAL

DEL LIBRO: FANTASMAS EN PALACIO NACIONAL

Por: Roberto S. Contreras Esparza

El relato que les presentamos a continuación sucedió cierto día “normal” en pleno centro de la ciudad de México y en un inmueble de gran trascendencia para los mexicanos. Fue un momento imprevisto en donde el protagonista ajeno a estos temas de ultratumba, nunca imagino captar con su cámara este fenómeno que le hizo vislumbrar y reflexionar sobre un mundo mágico, ese lugar al que llamamos más allá. Este suceso, como muchos otros que ocurren esporádicamente, no se le ha podido encontrar alguna explicación lógica. Pero la evidencia existe en una interesante fotografía obtenida justo en ese momento fortuito.

FUE EN EL PALACIO NACIONAL

El Palacio Nacional, ubicado en el mismo centro político del país, fue construido por los españoles de los cimientos de la gran ciudad de Tenochtitlan, con mano de obra indígena y con un costo que ascendió a 24 mil pesos de aquella época, fue hogar primero de Hernán Cortés y luego del Virrey en turno.

¿CÓMO SE OBTUVO LA ESPECTRAL IMAGEN?

Al platicar con el protagonista, logramos averiguar ciertos pormenores, aspectos importantes de cómo y en que condiciones fue obtenida esa figura en la fotografía. El señor Castro quien obtuvo la imagen, nos relato lo siguiente: “La foto fue tomada, el 15 de enero antes del año 2000 aproximadamente, pero el día, si lo recuerdo porque ese día se llevaba acabo una celebración de los “Masones” que incluso se nota en la foto a varios de estas personas caminando o parados en las escaleras.

En la fotografía se puede apreciar algo como una silueta, una sombra ligeramente azul que parece ser de una mujer, esta flotando y se dirige al muro debajo de las escaleras. Recuerdo bien que era la celebración de los Masones, porque cada año el 15 de enero hacen este tipo de homenaje a Juárez ya que el, como se sabe, practicaba la masonería. Eran como las doce del medio día y en la imagen del “fantasma”, podemos ver algo como un tipo de velo que solo usan las mujeres, por eso creemos que es una religiosa, una monja. Pienso que hasta cierto punto es lógico, ya que cuanto tiene de historia este sitio, todo lo que ha sucedido en el lugar desde tiempos prehispánicos y casualmente me toco a mi tomar esta fotografía”.

LA MANIFESTACIÓN DE LA VIRGEN

CRONICA DE UNA APARICION

Roberto S. Contreras Esparza

Al averiguar sobre las misteriosas teleplastías o apariciones nos encontramos que en los lugares menos inesperados y casi en cualquier parte, es posible encontrar siluetas, manchas y figuras que llevan a pensar a su descubridor (por lo extraño y singular de estas formas), que esta frente a un tipo de milagro, algo mágico que se interpreta inmediatamente como un aviso, un mensaje celestial y esto se siente entre los protagonistas y gente involucrada, de que hay cierto privilegio especial por ser participes de este tipo de manifestaciones de las cuales no sabes su origen o tal vez todo este en la mente de cada uno de nosotros.

UNA VIRGEN EN AZCAPOTZALCO

Como sucede en la delegación Azcapotzalco, en donde desde hace ya varios años en la colonia San Antonio, apareció en un árbol la imagen de una virgen, la “Virgen de Guadalupe”. Esta singular aparición ubicada cerca del hospital de PEMEX, esta marcada por varios aspectos que son dignos de tomar en cuenta, pero el más interesante es el relacionado a los variados milagros que esta imagen ha venido realizando desde su descubrimiento. Al lugar acuden personas con la esperanza de ver aliviados sus males y según algunos testigos, si se han conseguidos resultados. Platicando con la señora Maria, su descubridora, conocimos parte de los sucesos mágicos que han ocurrido ante mencionada manifestación.

“Esto hace ya algunos años que apareció (Nos relata la señora Maria), pero era una figura chiquita y fue creciendo y marcándose mas. Yo me encontraba muy desconcertada cuando la vi, con ciertas dudas sobre que podría ser, hasta le pregunte a mis hijos y conocidos sobre lo que había aparecido, pero sus comentarios no me dejaba conforme, por lo que acudí a la iglesia de la zona a consultar la opinión de los sacerdotes, quienes me dijeron que no me preocupara que siguiera con mi fe y así fue que lo hice. Cada uno de los creyentes que han venido, tienen sus vivencias y milagros personales que la virgencita le ha hecho y yo también le agradezco por los favores que me ha regalado”...

lunes, 28 de junio de 2010

EXTRAÑA MANIFESTACIONES DE LA SANTA MUERTE

¿UNA SEÑAL DEL MÁS ALLÁ?
Por: Roberto S. Contreras Esparza
La muerte, una palabra que en cierto grado causa respeto, temor y reflexión, la muerte es lo único seguro que tenemos en esta vida. Un concepto muy especial para el pueblo mexicano que incluso la celebra y reverencia a inicios del mes de noviembre. Pero también, esta imagen se ha transformado para convertirse en una entidad de veneración. Se cree que es solo para la gente marginada, un culto popular, un culto para delincuentes. Aun así, desde hace ya tiempo en México, la devoción por la Santa Muerte ha cobrado gran auge. De algún modo podríamos pensar que las antiguas creencias entre santos y divinidades ya no cumplen con ciertos elementos de fe y poco a poco han sido suplidas. De este modo, novedosas y exóticas imágenes que anteriormente las teníamos como un concepto, ahora son de gran importancia para esos miles de seguidores que buscan en estos nuevos iconos respuesta a sus necesidades. Así, de esta forma la Santa Muerte, ha suplantado como una fuerte y renovada creencia (pagana), a esos santos que ahora ya no son tan solicitados, tan milagrosos. Como un claro ejemplo, tal ves de mucho que hay en México de esta evolución idolatra, les presentamos el siguiente caso, en donde los personajes involucrados se encomiendan a esta “nueva” deidad, la Santa Muerte (que por cierto, no es reconocida por la iglesia establecida), para pedir su intervención y la cura de los protagonistas en un momento difícil por el que pasaban cierto día del mes de enero de este 2004... He aquí este interesante relato.


PARECÍA UN DÍA NORMAL
El día 10 de enero del 2004, sucedió un hecho insólito en la casa del señor Ricardo Sánchez Conde, cuando regresaba a su domicilio ubicado en una de las calles de la colonia Santa Julia del Distrito Federal. Resulta que lo que parecía ser un día normar se convirtió en un hecho que cambiaria su forma de pensar y cimbraría sus cimientos religiosos. Llegando a su domicilio, nuestro protagonista, encontró para su sorpresa que su mujer de nombre Marina Ramírez Martines, se encontraba en la cama quejándose intensamente de un fuerte dolor el cual sentía de la cabeza a los pies. Al preguntarle sobre lo que sucedía, la señora Marina, le platico a su esposo que desde hacia ya varias horas le había dado un intenso dolor que incluso le hacia perder el equilibrio hasta sentirse desmayar. Alarmado por los gritos de la mujer que con lágrimas en los ojos le pedía ayuda y desesperado sin saber que hacer, se dirigieron en busca de la dirección de un doctor, el más próximo. La situación subió de nivel cuando la señora Marina, en medio de su dolencia comenzó a gritar... ¡Ya por favor, déjenme en paz!, ¡yo no le he hecho nada...! Esto alarmo aun más al señor Ricardo, pues veía que su mujer parecía estar dialogando con alguien, alguien al que no miraban. Don Ricardo se aproximo a su mujer y en voz baja le pregunto, que porque decía eso o a quien estaba mirando. Doña Marina, con visible dificultad para expresarse, le dijo a su esposo, que ahí había tres personas más que no conocía vestidas de negro diciéndole que se fuera con ellos, a un lugar, un sitio en donde no sufriría. Don Ricardo, pensó que el mal de su esposa era mayor porque incluso estaba desvariando. Se apresuro a arreglar lo necesario y en compañía de algunos familiares, llevaron a la mujer a un medico, pues suponía que su enfermedad ahí seria curada. El señor Ricardo, recuerda que su mujer no padecía de nada alarmante y por la mañana cuando se despidió de ella, la había dejado bien, por lo que no comprendía que estaba ocurriendo.

EL MEDICO NO ENCONTRÓ NADA ANORMAL
Ya en la clínica un doctor en turno la reviso. Esto tardo mas de una hora, en seguida entre varios médicos a los que se les consulto y después de una revisión minuciosa con los aparatos requeridos, el medico salio a la sala de espera en donde encontró visiblemente impaciente al señor Ricardo y familiares para informarle que a su mujer se le había suministrado un sedante, pero que no habían encontrado nada fuera de lo común, que su esposa estaba bien y que no entendían que le sucedía a la señora, sugiriéndole que el mal podría ser de otra índole. Con un sedante suministrado a la mujer, la familia regreso a casa. Notaron que en su vivienda había cierto aroma fuerte e indefinido que nunca identificaron. Su dolor había disminuido y supusieron que ya no habría más problemas. Pero cuando dormían como a las 2: 45 de la madrugada, el dolor, las molestia volvieron y esta vez con mas fuerza. La señora Marina en medio del llanto le pedía a su esposo que la ayudara, que le quitara ese dolor insoportable. Sin saber que hacer, con miedo y desconcertado, Don Ricardo le pidió ayuda a unos vecinos, los cuales llegaron a tratar de auxiliar a la señora. Ese momento fue muy difícil y el matrimonio afectado logro pasar la noche como pudieron. Muy de mañana, se presento un familiar de doña Marina, su prima de nombre Guadalupe. Ya le habían comunicado lo que ocurría y llego hasta ahí con el propósito de socorrer a su familiar. Sabia cuales eran los síntomas y le platicaron lo que le había dicho el medico, por lo que supuso que se trataba de algún mal, un trabajo negro, “un trabajo de brujería” que sospechaba, le habían preparado a su prima, pues en el pasado había tenido dificultades con una vecina, además de que existía muchas envidias por parte de otras vecinas. La señora Guadalupe hizo un par de llamadas y le comunico a su prima que ya había concertado una cita, la cita era con un señor que se dedicaba a curaciones... A quitar males de esos que quienes conocen dicen que son de “maleficio”. Se lo comunico al señor Ricardo y entre los dos convencieron a la afectada para que accediera a ir con el curandero que trataría de aliviar su mal. Mas obligada por el dolor que por la convicción, se dispuso la señora Marina a ser tratada por el “chaman”. Su formación religiosa no le daba espacio en su mente para tratar temas de este tipo. Pero con todo y eso accedió.

APARECE UN CURANDERO DE GRAN POPULARIDAD
Ya en la casa consultorio del curandero, que por cierto gozaba de buena fama en la región, una persona alta, fuerte de aspecto provinciano y la edad marcada en el rostro. Le platicaron lo que había sucedido y las características de las molestias que aquejaban a doña Marina. Los protagonistas, se dieron cuenta después de varios minutos que había muchas imágenes y altares por toda esa casa y que al parecer en ese lugar se adoraba a la Santísima Muerte. Era un lugar con una gran cantidad de iconos religiosos, un sincretismo que era parte y para las curaciones. El brujo o curandero, mostrando un raro fervor religioso, mezcla extraña de un inaudito culto moderno y ancestral, con deidades y santos de México y otras más del extranjero e incluso de otras religiones. Le explico a la afectada la manera de como trabajaba y la forma de como debía de encomendarse a la Santa Muerte, para pedirle que intercediera por ella y sus pacientes que llegaban a el con males y hechizos difíciles de erradicar. El curandero, tenía como la patrona e imagen tutelar a la “muerte” con la que aliviaba a la gran cantidad de personas que llegaban a su hogar en busca de algún tipo de alivio. Con mucha desconfianza y apresurada por la próxima aparición de nuevos e intensos dolores, Doña Marina, se preparo para su primer curación. Don Ricardo, recuerda que el curandero de nombre Pedro, preparo a su mujer, pidiéndole que repitiera ciertas frases o rezos en silencio que no pudo escuchar. Con muchas yerbas y en medio de aromáticas lociones dio inicio el tratamiento. Primero la reviso, le pregunto cosas que parecían no tener sentido ni razón. Y en medio de raras oraciones y palabras que según el señor Ricardo, parecían insultos e invocaciones le hizo su primera curación. Al terminar Don pedro se veía agotado, como enfermo y les comento que había luchado contra alguien poderoso, pero con la ayuda de la Santísima Muerte, saldrían adelante. Y así finalizo la primera curación.

SE PIDIÓ UNA SEÑAL
De noche ya en su hogar, con cierta confianza y más serena, la señora Marina platicaba con su esposo sobre varios aspectos de la curación y de ese otro extraño mundo mágico que hasta entonces era desconocido para ellos. El señor Ricardo le pregunto a su mujer que como se sentía, que si había mas dolores y sobre ese hecho que lo había intrigado todo el día... ¿Que había platicado en silencio en medio de oraciones con el curandero, con Don Pedro? La señora le narro lo siguiente... Que ese señor le había dicho que la iba a tratar de aliviar, que serian tres limpias o curaciones, pero que si se complicaba podrían ser mas, porque el hechizo que tenia era muy poderoso y sobre todo que se encomendara firmemente a la Santa Muerte, que no le diera miedo, ya que de otra forma nada de eso resultaría y le remarco que si todo salía bien, ella la Santa Muerte les daría algún tipo de signo, una señal. Y así llegaron a su segunda limpia, era viernes un día para curar, según los que saben de esto. El mismo ritual fue llevado acabo, Don Pedro le comunico al matrimonio que estuvieran atentos y que cualquier cosa anómala se lo contara. Todo parecía normal y la protagonista de este hecho se sentía mejor. Ya no había dolores, todo marchaba bien. Regresaron a su casa, platicaron, cenaron se dispusieron a dormir. El día siguiente transcurrió normal, ya no le daban tanta atención al malestar que inquietaba a la señora Marina. Hicieron sus labores rutinarias y así pasaron el día. Pero no esperaban ni se imaginaban lo que mas adelante ocurriría... Al llegar la hora de dormir ya con la luz apagada, un raro olor invadió la casa de los Sánchez, un aroma diferente, que inmediatamente inquieto a la señora. Serian las 11: 20 de la noche. Se sentía en la casa un ambiente diferente, como si alguien más estuviera con ellos, podían asegurar que ahí había otra presencia. Minutos más tarde, Doña Marina comenzó a quejarse, era ese malestar que estaba de regreso. El dolor aumentaba, como si la oprimieran, se sofocaba, no podia hablar. Alarmado su esposo se levanto, ya eran las 12: 43 y no sabia que hacer. Desesperado y espantado, como pudo se vistió, tomo a su mujer y salieron a la calle, pararon un coche, y le indicaron al chofer que los llevara a cierta dirección, al domicilio de Don Pedro, que se encontraba como a 45 minutos de ahí.

INICIA LA GRAN SANCIÓN
Ya en el domicilio, tocaron la puerta y después de varios minutos salio una joven muchacha, pariente de Don Pedro. Le platicaron rápidamente la razón de su visita y le pidieron que llamara al señor. Se ausento por un instante y cuando regreso les pidió que entraran, el curandero los atendería en un momento. Al ver a don Pedro, sintieron cierto alivio, alivio que se vino a abajo cuando este señor les dijo que no podía hacer nada por ella ya que ese día (domingo de madrugada) no era día apto para curar, que si las cosas tenían que dar buenos resultados, tendrían que trabajar los días y horas indicadas ya que de otra forma se rompería ese ritual. Frente a Don pedro, le dio un ataque de dolor a la señora Marina, gritaba y hablaba con alguien a quienes ellos no veían, el dolor y el sufrimiento de la señora era impactante. El curandero, pidió que metieran a la señora al cuarto en donde curaba. En medio de oraciones y extraños nombres, Don Pedro se decidió a trabaja. Esto es un trabajo negro, repetía. En un ambiente tenso y muy preocupados dio comienzo la sanción, pero no sin antes encomendarse y pedir permiso a la Santa Muerte, por lo que iba a hacer. Llamaron a tres personas (familiares Don pedro) y con el señor Ricardo eran cuatro a los que se les indico que unieran las manos alrededor de la afectadas, formando una cadena e inicio la curación.

APARECE LA SEÑAL
Después de rezos, yerbas y algo parecido a alabanzas, Don Pedro utilizo un huevo, con el cual recorrió las partes con más dolor de la señora Marina, esto le provocaba malestar, pero el sanador continuaba concentrado firmemente en lo que hacia. La limpia (si es que eso era), duraría como unos 18 minutos... Recuerdan nuestros personajes. Después, cuando termino sentaron a la afectada y acercaron un vaso de cristal que tenia hasta la mitad de agua. Ahí en medio de oraciones y maldiciones, Don Pedro rompió el huevo y trato de vaciarlo al vaso, pero algo se lo impidió porque el cascaron se partió en dos y una parte del mismo cayo al vaso con todo el contenido. Terminado todo este proceso, dejo el susodicho vaso y se acercó a la señora para preguntarle, sobre su estado y ver como se sentía. En ese momento, uno de los familiares del señor Pedro, le grito para que volteara a ver lo que se estaba formando en el vaso. Cual no seria su sorpresa al distinguir perfectamente que en ese vaso y con el huevo que había utilizado para tratar el mal, se encontraba la imagen en la membrana del huevo de la Santa Muerte. Inmediatamente el curandero grito... Es la señal, es la señal. Un hecho que conmociono a los protagonistas e hizo sentir en ese momento que el ambiente tenia algo especial, algo que se percibía entre los que estaban presentes. Y tan misteriosamente como había llegado el malestar se fue y poco a poco con el cuerpo adormecido se incorporo Doña Marina, se sentía mucho mejor. Horas mas tarde, regresaron a su hogar. Esa noche durmieron bien y todo volvió a la normalidad. No podían creerlo, pero lo estaban viviendo. Todo estaba mejor. Días después ya sin dolor y con una gran confianza, la señora Marina y su marido visitaron a Don Pedro, para saludarlo y agradecerle por todo lo que había hecho por ellos. El señor Pedro le dijo a Doña Marina que le iba a dar otra limpia, porque tenía que estar convencido de su salud, de su recuperación total. Al terminar y vaciar el huevo en un vaso, este salio limpio, ya no había el tinte turbio y oscuro de las limpias pasadas. Todo parecía estar bien. Al mirar el vaso y con aire de vencedor, con mucha confianza, Don Pedro exclamo... Señores, la señora Marina esta curada, esto fue un milagro de la ¡Santísima Muerte!

¿CUESTIÓN DE FE O UNA REAL INTERVENCIÓN?
Y así ocurrió. Es el relato de un matrimonio que en cierto momento de su vida se enfrenta a un submundo que no conocían y que desde ese momento cambio su mentalidad y su forma de ver a sus vecinos a la gente que los rodea. Nosotros tuvimos la oportunidad de conocerlos muy de cerca y escuchar con detalle en varias ocasiones el relato que aquí les presentamos. Del cual podríamos pensar que todo fue un acto de fe, que se trato de sugestión y casualidades, de que todos estos tipos de sucesos se encuentran en un rincón de nuestra misteriosa mente, pero que curiosamente (la imagen) quedo plasmada durante la curación como testimonio en varias fotografías. Y así podríamos seguir buscando justificantes. Cuando podría ser más fácil creer y atribuírselo a que todo se debió a la intervención de la Santísima Muerte.