sábado, 26 de noviembre de 2011

EL CONTACTADO MEXICANO QUE FUE A VENUS...

PLATICANDO CON SALVADOR VILLANUEVA LARIOS
Por: Roberto S. Contreras Esparza
Salvador Villanueva Medina fue un hombre que decía haber visitado Venus. Este señor fue examinado por los psiquiatras en su tiempo y ellos concluían que era un hombre normal, mentalmente equilibrado. Salvador escribió un interesante libro titulado “Yo estuve en el planeta Venus”. Donde narra sobre una posible aventura increíble. Salvador Villanueva Medina contaba lo que le había sucedido y esto le ocasiono muchos sufrimientos porque algunas personas escépticas, hicieron burla de él. Su experiencia sucedió más o menos así:

UNA HISTORIA INCREÍBLEEn el mes de agosto de 1953 Salvador Villanueva conduciendo un automóvil rumbo a Laredo en el que llevaba a unos norteamericanos que deseaban regresar a su país. El carro se dañó, sus acompañantes decidieron regresar a un pueblo cercano en busca de una grúa. Salvador se quedó ahí, solo con sus pensamientos en el silencio de la noche, se metió debajo del coche con el propósito de arreglarlo. Cuando intentó salir de debajo del automóvil oyó que alguien se acercaba, pues se escuchaban pasos en la carretera. Una voz extraña le preguntó en perfecto español, ¿qué le pasa al coche? De repente, se encontró frente a un hombre extrañamente vestido, de pequeña estatura un metro con veinte centímetros aproximadamente. La rara vestimenta del visitante, el rostro tan blanco como el marfil, el pelo largo platinado y ondulado cayendo sobre sus hombros, la perfección de su rostro, sorprendieron tremendamente a Salvador Villanueva. Cuenta Salvador que este extraño visitante llevaba un cinturón con perforaciones de las cuales salían extrañas luces.

UN EXTRAORDINARIO ENCUENTROVillanueva sólo se limitó a preguntarle al misterioso personaje si era aviador. El personaje contestó que su avión, como nosotros lo llamamos, estaba a poca distancia. Dichas estas palabras el personaje se retiró metiéndose entre la montaña. Recuerda, que después de este suceso resolvió dormir tranquilamente entre su carro. No había pasado mucho tiempo cuando fue despertado por golpes dados en el vidrio de la puerta delantera del lado derecho. Salvador abrió su puerta y fue grande su sorpresa al encontrar al conocido que venía ahora en compañía de otro individuo semejante. Salvador logro que entrar en su carro y platicó con ellos ampliamente. Aquellos personajes dijeron venir de Venus y dieron muchos datos sobre este planeta. También contaban que en Venus las calles se prolongaban sin fin llenas todas de pasos a desnivel para evitar accidentes. Decían que, en Venus los vehículos no consumen combustibles ni vegetales ni minerales, pues son perjudiciales para los organismos. Los venusinos utilizan la energía solar para propulsar sus vehículos. Le dijeron que las banquetas, andenes o aceras de las calles no están quietas pues están organizadas en forma de bandas metálicas que se mueven y ahorran esfuerzos a los transeúntes y que la gente jamás ocupa el arroyo de la calle pues éste es metálico y conductor de la fuerza solar con que se impulsan todos los vehículos. Además los venusinos contaron que ellos en su mundo tenían un sólo mar pero que era éste, tres veces más profundo que los nuestros. Salvador aseveró que según nuestros sabios terrestres ningún otro planeta puede tener habitantes racionales. Los venusinos contestaron: ¿qué les hace pensar tal cosa?, ¿Acaso los deficientes medios de que disponen para hacer sus cálculos?, ¿No les parece demasiada pretensión creer que son los únicos seres que pueblan el Universo? Aquellos venusinos informaron ampliamente a Salvador sobre la vida de Venus. Disiparon sus dudas explicándole que ellos se habían criado en Venus mediante sistemas científicos especiales, un clima artificial uniforme o benigno convirtiendo así su mundo en una morada deliciosa. Explicaron que en Venus los niños no vagan por las calles, que el Gobierno los controla hasta que alcanzan la edad adecuada, que se les clasifica dé acuerdo con sus cualidades físicas y mentales y se les asigna determinado lugar donde hacen falta. Explicaron estos venusinos, que del mar sacan todos los elementos necesarios para construir edificios, confeccionar ropa, fabricar vehículos y un sesenta o más del porcentaje de su alimentación.

FUE INVITADO POR LOS VENUSINOS A VER ESA OTRO MUNDO
Dijeron que sus barcos lo mismo pueden estar en el aire que en el agua y que en el fondo del mar existen gigantescas fábricas encargadas de seleccionar y aprovechar científicamente el pescado para su alimentación. Afirmaron los venusinos que aquí en nuestro planeta tierra se quedan algunos de ellos vestidos como nosotros con el propósito de estudiar a la humanidad de nuestro planeta. Dicen ellos, que la etapa histórica por la que nosotros los terrícolas estamos atravesando ahora, la vivieron ellos hace muchos miles de años. Ellos también conocieron las guerras, los líderes astutos de la política hasta que al fin nació la fraternidad. Hoy en día no tienen banderas. Han hecho de su mundo una sola Patria y están gobernados por sabios que solo se limitan a aconsejarlos con sabiduría y amor. Salvador fue invitado por los venusinos a comprobar la realidad de esas afirmaciones. Salió del coche tras los dos hombres, se metió con ellos entre la montaña y encontró una majestuosa nave con figura de esfera achatada que se apoyaba en tres boyas que formaban triángulo. Dice Salvador que dicha nave tenía en la parte superior, un cable ligeramente inclinado hacia dentro, como de un metro de altura, circundado de agujeros que semejaban ojos de buey como los que se usan en los barcos. Salvador penetró tras de sus acompañantes en el interior de la formidable nave cósmica que según palabras de Salvador parecía una impresionante fortaleza. Cinco días estuvo viviendo Salvador en el Planeta Venus y regresó a la Tierra después de haber verificado la realidad de todas estas afirmaciones hechas por los venusinos. La civilización venusina es años de veces más avanzada que la de nosotros los orgullosos terrícolas. Salvador relata lo que vio, nosotros nos limitamos a comentarlo.

UNA MUY INTERESANTE ENTREVISTA
Esto fue más o menos a grandes rasgos lo que el señor Salvador Villanueva Medina, vivió durante ese encuentro. Nosotros recientemente tuvimos la oportunidad de hablar con una persona que supo desde su inicio de esta extraordinaria aventura, que fue cómplice y conocía atrayentes detalles de ese encuentro, circunstancias que en su momento no salieron a la luz, nos referimos a su hijo el señor Salvador Villanueva Larios quien nos platicó en una interesante entrevista de ciertos pormenores, detalles muy relevantes de esa odisea que su señor padre vivió, he aquí la entrevista:

R. S. C.: Señor, su nombre y ¿usted es hijo de uno de los principales y primeros contactados en México?
S. V. L.: Sí, así es, mi nombre es Salvador Villanueva Larios y mi padre fue el contactado Salvador Villanueva Medina.

R. S. C.: ¿Podrías contarnos acerca de las vivencias de su padre?
S. V. L.: Mi padre falleció hace algunos años y me dio algunos testimonios los cuales llego a decirme incluso que eran producto de su imaginación.

R. S. C.: ¿Él le dijo que eran producto de su imaginación?
S. V. L.: Sí claro, esto se debe a que no existen testimonios físicos y a él le sucedieron hechos al igual que a otras personas entre ellos el Sr. Manuel Gutiérrez de Balcázar, el cual en aquella época era el director de un periódico llamado “El Fígaro“, de igual manera la experiencia por la que paso mi padre, también le sucedió a un norteamericano de nombre George Adanski un año anterior y ellos (Villanueva y Adanski) no se conocían, posteriormente se reunieron por medio del Sr. Manuel Gutiérrez de Balcázar y platicaron sobre sus experiencias las cuales eran muy similares; habían tenido contacto con personas físicas normales, habían subido a naves similares pero habían viajado a lugares diferentes, en donde a mi padre le dijeron que era el planeta Venus. Recuerdo, que cuando salió esto a la luz en los años 50’s fueron tantos sus cambios de ánimo, los ataques hacia nosotros que incluso tuvimos que abandonar nuestro lugar de residencia y sonaba mucho esa canción de cha cha cha, llamada “Los marcianos llegaron ya” y nosotros éramos victimas de burlas por todo este movimiento.


EN ESE CONGRESO HABIA UN SER EXTRATERRESTRER. S. C.: ¿En qué parte del Distrito Federal vivían?
S. V. L.: Vivíamos en una colonia llamada Valle Gómez, ubicada en el centro cerca de la colonia Morelos, mi padre toda su vida fue chofer y después puso un taller como lo narra en su libro, y de cómo tuvo la oportunidad de manejarles a unos extranjeros un auto que iban por los rumbos de Laredo fue cuando se les descompuso el carro y los gringos fueron a pedir ayuda como lo relata en el libro. A mi padre no le gustaba mucho que habláramos del tema a lo cual yo le comentaba que existían investigadores y que esto era digno de investigarlo. A raíz de este viaje cuando lo trajeron de regreso los extraterrestres, él se olvidó del carro y de todo. En el camino, mi padre se lo platico a un chofer (un trailero) que lo trajo a México. Tiempo después, yo trate de investigar a los americanos que contrataron a mi papa, al chofer que lo trajo a México, esto para mí es muy importante por esto he republicado el libro y se me han prestado las facilidades para hacerlo.

R. S. C.: ¿Usted trato de investigar estos sucesos y no lo llevo a cabo?
S. V. L.: No, no lo hice, me resulto muy difícil.

R. S. C.: ¿Le hubiera gustado hacer esa investigación?
S. V. L.: Sí, incluso un alemán amigo mío llamado Michael ¿Azeman?, es muy docto en la ovnilogia. Creo que en el evento mundial celebrado por la investigadora Zita Rodríguez Montiel en 1995, en el Centro Medico, yo estoy seguro que había un extraterrestre ahí y esa fue la última vez que lo vi, de eso han pasado 10 años y lo sigo buscando; él me dijo que tuviera mucho cuidado con el lucro que era muy importante.

R. S. C.: Después, ¿qué sucedió con su papa?
S. V. L.: En los últimos 20 años su situación económica mejoro, pero su carácter empezó a cambiar, su final fue muy triste ya que se apartó de todos pero yo estuve siempre a su lado; inclusive me dejo una carta.

R. S. C.: ¿Me puedes decir que contiene esa carta?
S. V. L.: Sí, él en la carta dice algo como esto: Que le gustaría volver a contactar con estos seres y el beneficio que le pudiese sacar a otro encuentro, y que ha pensado en dejar de habitar en la tierra para establecerse en ese otro lugar (Venus); en donde lo único que debe de hacer es desempeñar labores físicas para el bien de una comunidad, y da gracias a la vida por haber vivido esta experiencia la cual ha quedado plasmada en su libro y desea que esto lo sigan investigando las personas que cuentan con los medios necesarios.

R. S. C.: ¿Le contó que le sucedió en este viaje?
S. V. L.: Sí, el me comento (a su entender) que vio como un huevo gigante en un nido que fue donde lo transportaron y dentro de la nave observo aparatos en la nave los cuales acercan y alejan a la tierra y le comentan que ellos hace millones de años estuvieron en la misma situación que nosotros, se refería a los atrasos y adelantos que tiene la humanidad.

R. S. C.: Muchas gracias señor por su tiempo.

UN CASO DIGNO PARA ESTUDIAR AUN EN ESTOS DÍAS
Aquí le mostramos un fragmento de esa interesante historia, de esa entrevista, para que se dé una idea más o menos de lo que sucedió con este personaje, un contactado mexicano de los años cincuenta. Un caso que se estudió en el momento y que ha marcado la ovnilogia de México y el mundo. Nosotros conocimos al señor Villanueva, aunque nunca pudimos platicar con él, pero años después encontramos a su hijo quien nos relató cosas interesantísimas y de ello ya le mostramos algo... Lamentablemente en la actualidad, ya no se dan este tipo de contactos y si los hay son muy reservados, tal vez opacados por esa gran cantidad de personajes raros que deambulan por ahí, hablando puras tonterías, sin presentar nada lógico y queriéndose hacer notar con argumentos absurdos y sin sentido, ya hay más gente enferma o que de algún modo trata sacar provecho diciéndose contactado, pero por fortuna, es muy fácil detectarlos. Ojala este caso de Villanueva, que no sabemos si fue real, pero por lo menos cuenta con elementos interesantes para investigar y que esperamos motive a los nuevos interesados por los no identificados, para indagar y obtener una ovnilogia más limpia y tratar de comprender este gran misterio que son los contactados y toda la parafernalia que conlleva… ¿No cree usted?

jueves, 17 de noviembre de 2011

LA VIRGEN DE LA PIEDRITA

EL SANTUARIO MILAGROSO DE CANALEJAS
Por: Verónica Robles Navarrete y Roberto S. Contreras Esparza

México cuenta con muchos lugares muy interesantes, llenos de historia, leyendas y algunos de ellos, marcados por la devoción y una fuerte sensación religiosa de quienes los visitan y que esto los hace diferentes a otros sitios similares. En ellos encontramos esa fuerza y magia, una atracción que se convierten en sitios propicios para visitarlos, conocerlos y sentir su energía. En esta ocasión Conexión Paranormal, le mostrara uno de esos lugares de poder, una zona para averiguar su historia y sentir algo de su vibra que se dice posee ese lugar. Nos referimos al santuario de Canalejas, al norte del Distrito Federal, en el Estado de México pero, ¿por dónde queda Canalejas?


EL SANTUARIO DE CANALEJAS

Canalejas, forma parte del municipio de Jilotepec, Estado de México, y ahí fue construido un importante templo que guarda, al igual que casi todas las iglesias de nuestro país, una historia rica, sorprendente que aunada a la leyenda nos va mostrando un mundo de milagros y hechos fantásticos, que nos hace vislumbrar un extraño vinculo con lo inexplicable, entre los límite de lo real y lo irreal. Esa iglesia, que se ha convertido en un santuario, esta una singular roca, una piedra en donde hay grabada naturalmente una silueta que es idéntica a la Virgen de Guadalupe y es la razón principal por la cual, en una de las colinas cercana a Jilotepec en Canalejas, se construyó hace siglo y medio un estupendo templo que tiene una elaborada mezcla entre lo gótico y lo neoclásico.

AHÍ ERA ADORADA NUESTRA ANTIGUA DIOSA XILONEN
Dicho santuario se encuentra construido en la cima de un cerro al que a través del tiempo se le ha denominado de diversas maneras: El Cerrito, el Xhidenxi, el Xilotepetl, el cerro Picudo o el cerro Grande, diferentes nombres con los que, sus habitantes, ha identificado a este lugar. El templo está construido en piedra rosa y azul, en el se venera a una de esas extraordinarias manifestaciones marianas que ocasionalmente y en circunstancias misteriosas, especiales aparece, es la Virgen de Guadalupe que aquí llaman de la Piedrita, y está colocada en esa construcción, en la cima del cerro en donde, antiguamente en tiempos precolombinos fuera adorada la diosa del maíz, Xilonen y que dio paso a esta nueva manifestación de la llamada Madre de Dios.

LAS HISTORIA DE LOS HECHOS
Una de las historias sobre esta imagen, se remonta a los últimos días de abril, para otros los primeros días de mayo aproximadamente, de 1868, cuando ya estando sembrada las tierras de esa región, comenzó a brotar la semilla, se dice que un jornalero de nombre Juan Nolasco, vecino de Canalejas. Juan, se ocupaba en cerrar los portillos de una cerca de piedra de un terreno sembrado en un rancho de la hacienda de nombre Arroyozarco, para evitar que entraran los animales y destrozaran las plantas nacientes; y que, en una de tantas veces atrapó una piedra de las muchas que había tiradas con la intención de espantar a los animales, no se sabe si ya tomó una rota o si para mejor acomodo la rompió en pedazos, el caso es que al revolverla entre sus manos vio claramente la manchita, la silueta en la roca de la virgen de Guadalupe... Así nace y comienza a surgir esa tradición de venerar a la milagrosa aparición.
UN MISTERIOSO CARGAMENTO DE DINERO
Agregándole más historia y misterio a la leyenda que hay en torno a esta imagen, se sabe que, si se observa la ubicación de Canalejas, son solo 6 kilómetros la que los separa del poblado de Calpulalpan, lugar en donde ocurrió una batalla entre liberales y conservadores, esto dentro del marco de la Guerra de Reforma el 22 de diciembre de 1860. Se dice, que al pasar por ahí un cuerpo del ejército en 1860, se extravió una mula con un cargamento inusual, que fue a dar a unos terrenos de sembradío pertenecientes a la hacienda de Arroyozarco. Ahí se echó de cansancio la mula y en esa postura la encontró un tal Agustín, que iba a sus terrenos muy de mañana y viendo que la carga que llevaba dicho animal, era dinero y sin ningún alma presente por aquel lugar, la arreó con rumbo a su casa y escondió cuidadosamente la carga, para que algunos meses después, en 1861, viendo que nadie había hablado o reclamado tan valioso cargamento, ni al noble animal, resolvió gastarlo y emplear una parte del dinero en hacer una capilla a la virgen de Guadalupe.

84 AÑOS EN SU CONSTRUCCION

El culto a la Virgen de la Piedrita crece y se arraiga aun más y ya para finalizar el siglo XIX el cura en turno Don Cesáreo de Jesús Mondragón, decide que, así como en el cerro del Tepeyac, existía un adoratorio nuestra madre Tonantzin y se construyó ahí un templo católico, el de la Virgen de Guadalupe, porque no y de igual forma en el cerro de Canalejas donde se cree que se adoraba a la Diosa Xilonen, también se construiría otro santuario más para visitar y venerar a esta otra manifestación de la Guadalupana. La primera piedra se colocó el día 15 de diciembre de 1897 y la obra fue totalmente terminada ese mismo día pero del año de 1981, lo que quiere decir que fueron 84 largos años de arduo trabajo en la construcción de este peculiar santuario.

UN LUGAR PARA VISITAR Y PEDIR
Esto es algo de lo mucho que se puede uno encontrar si visita este santuario, además de poder ver el poblado, conocer sus alrededores, el bosque y una que otra leyenda increíble, que les espera en Calpulalpan, el lugar donde se apareció la Virgen, uno más de esos sitios que nos ofrece nuestro México misterioso y ya sabe, si va para allá, pregunte, conozca, compare, que la final la mejor opinión la tendrá usted.

domingo, 6 de noviembre de 2011

TULA LA ZONA ARQUEOLOGICA

Y SUS INCREÍBLES ATLANTES
Por: Roberto S. Contreras Esparza

Recientemente, durante una investigación que realizábamos fuimos a dar a una interesante zona arqueológica, de las mas importantes del centro del país y de origen Tolteca y por la relevancia e interés del mismo, no podíamos dejar pasar la oportunidad para escribir algo sobre ese rico legado de construcciones que por fortuna están ahí, para que las visitemos y aprendamos más de ese patrimonio cultural que nos ofrece. Ya en otras ocasiones, hace algunos años habíamos escrito sobre esta gran ciudad prehispánica, pero el pretexto es ideal y aquí le mostramos un poco más de su historia, de su gran jerarquía entre los pueblos de Mesoamérica y por lo cual, les mostramos lo siguiente:

TULA UNA ANTIGUA GRAN CIUDAD

La Zona Arqueológica de Tula es las más importantes de la cultura Tolteca. Está formada por un conjunto de construcciones con un profundo simbolismo religioso como son el Altar Central, el Palacio Quemado, el Coatepantli o Muro de las Serpientes, los Juegos de Pelota y el Tzompantli. Pero, si nos adentramos en su rica historia, más sobre la ciudad de Tula se ha averiguado que las investigaciones arqueológicas han podido confirmar que esta metrópoli era uno de los centros urbanos más extensos de Mesoamérica, con cerca de 15 km2 durante su apogeo, que fue aproximadamente entre 900-1150 d.C. De esta forma, se sabe que era una ciudad con una gran complejidad económica, política y étnica, con miles de habitantes agrupados en distintas clases sociales, entre ellas nobles, sacerdotes, artesanos, agricultores y otros especialistas. Dentro de la ciudad se han identificado docenas de barrios con sus propios centros administrativos y templos. El gran avance cultural y la escala urbana de Tula confirma que tenía el esplendor y la magnitud suficiente para ser identificado como la gran Tollan descrita en muchas de las crónicas de los pueblos del Altiplano de México que sobrevivieron a la conquista española.

TULA LA GRAN TOLLAN
Tollan es la primera ciudad del Centro de México sobre la cual hay registros históricos, en los que se habla de grupos étnicos específicos, continuidades dinásticas con nombres de reyes, migraciones, nombres de provincias conquistadas y ciclos épicos del Rey-Dios Topiltzin Quetzalcóatl. Estudiosos renombrados han señalado que los mexicas del siglo XVI identificaron claramente los vestigios de Tula (en el estado de Hidalgo) como la antigua Tollan. Desde 1934, se confirmo la correspondencia entre los nombres de diversos lugares mencionados en crónicas y documentos sobre Tollan con sitios localizados en los alrededores de Tula. Entre esas fuentes se encuentran la obra de Sahagún, los Anales de Cuauhtitlán, la obra de Ixtlilxóchitl y la Historia Tolteca-Chichimeca. En 1946 se presentó un famoso mapa con los lugares históricos cercanos a Tula mencionados en las crónicas toltecas.

COMPARACIONES Y REFERENCIAS TRASCENDENTES
Es fundamental entender la importancia y similitud histórica de Tollan o Tula. Por ejemplo, Sahagún llama a la Tula donde residía el rey Quetzalcóatl, Tollan Xicocotitlan, es decir “Tula junto a Xicococ”; existe en efecto, cerca de Tula, el famoso cerro Jicuco. Sahagún menciona también a Xippacoyan (el actual San Lorenzo, cercano a Tula), llama al río Tula como Texcalapan, nombre que se encuentra en un mapa del siglo XVIII sobre el área de Tula, que se conserva en el Archivo General de la Nación, y menciona a Xochi-tlán que se sabe que está hacia el poniente de Tula. En los Anales de Cuauhtitlán se menciona al cerro Xicococ como el lugar donde residía un sacerdote con el cargo de Quetzalcóatl, y también al cerro Cincoc (el moderno cerro Jorobas), al norte de Huehuetoca y visible desde Tula. Otro lugar de gran importancia ubicado cerca de Tula es Huapalcalli, “Casa de Vigas”, donde los informantes de Sahagún dicen que los toltecas vivían antes de que ellos fundaran Tollan.

SITIOS RELEVANTES DE LA MAGNIFICA TULA
Tula aún guarda grandes sorpresas de su pasado para mostrarnos y la arqueología oficial sigue trabajando para descubrir más de sus secretos, pero por ahora al estar en esta antigua ciudad podemos encontrar que entre los lugares a visitar en esta interesante zona, destacan por su importancia sitios como:

ATLANTES: Uno de los atractivos principales de la Zona Arqueológica de Tula son los famosos Atlantes de 4.8 m de altura, cada uno de ellos labrado en piedra basáltica, quienes custodian la parte superior del Templo de Trahuizcalpantecutli o “Estrella de la Mañana”. Se dice que estos gigantes sostuvieron el techo del adoratorio dedicado a Quetzalcóatl, por lo que se cree que los Atlantes simbolizan a su ejército.

EL COATEPANTLI O MURO DE LAS SERPIENTES: Es una construcción decorada con almenas en forma de caracol que simbólicamente representa la resurrección de Quetzalcóatl cada mañana.

IMPRECIONANTE CHAC-MOOL
EL CHAC-MOOL: Para nuestros antepasados, el dios Chac-Mool representaba la fertilidad del ser humano y de la tierra, por lo que tenía un lugar importante en su vida. En Tula, al igual que en Teotihuacán, Chichen Itzá y Xochicalco, se encuentra una de estas figuras de piedra. Esta figura se encuentra dentro del Museo Jorge R. Acosta.

PAPALOTL: Otro elemento que se observa en los Atlantes, es el escudo que tienen en el pecho, un símbolo mítico ya que la figura de Quetzalcóatl tenía dos formas de manifestarse: la serpiente emplumada y la mariposa o Papalotl.

PALACIO QUEMADO: En este lugar se encuentran los restos más significativos del Arte Tolteca, una banqueta adornada por una procesión de 13 personajes. En los grabados de piedra se ilustra a los jefes toltecas con collares y brazaletes en manos y tobillos. Los restos muestran evidentes danos de un incendio deliberado, ya sea por los aztecas o por los conquistadores españoles.

JUEGO DE PELOTA: Rodeando la plaza había tres juegos de pelota donde se realizaban encuentros de naturaleza ritual y sacra. La construcción que se puede observar actualmente es de grandes dimensiones y tienen un gran parecido al juego de Chichen Itzá.

LA GRAN TULA Y EL EXPLENDOR DE SU PASADO
Tula es considerada, junto con Teotihuacán y Tenochtitlán, una de las ciudades más grandes del Altiplano Central mexicano, la cual entre 900 y 1150 d.C. tuvo una extensión de casi 16 km2 y una población de miles de habitantes. Asimismo, su área de influencia se extendió hacia el Centro de México y otras regiones como el Bajío, la Huasteca, la costa del Golfo, la península de Yucatán, y hasta regiones más distantes como el Soconusco, la costa del Pacífico en Chiapas, Guatemala y El Salvador. La importancia de Tula también se debe a que hay datos etnohistóricos sobre diversos aspectos de su historia y su cultura: nombres de reyes, relatos sobre la fundación de la ciudad, así como de su conquista y decadencia. Tula se convirtió en el prototipo de diversas instituciones y conceptos religiosos del pueblo mexica. Como resultado de las diversas investigaciones realizadas en la ciudad, se conoce con exactitud su extensión y aspectos importantes de su crecimiento y desarrollo, así como sobre su organización económica, social y política.

ALGO MÁS SOBRE LA CIUDAD TOLTECA
De acuerdo a fuentes oficiales de exploraciones arqueológicas publicadas en varios sitios sobre esta gran orbe, encontramos investigaciones sobre la antigua ciudad que comenzaron en los cuarenta del siglo XX. Por ese entonces, el arqueólogo Jorge R. Acosta realizó excavaciones y trabajos de restauración en la sitio, los que continuaron durante los siguientes 20 años. Sus esfuerzos se centraron en cinco de los edificios que circundan la plaza central de Tula, los monumentos más grandes e importantes, el Palacio Quemado, un gran conjunto arquitectónico porticado situado al oeste, el Juego de Pelota No. 1, localizado en la plazoleta norte y el muro conocido como Coatepantli. 

LOS DESCUBRIMIENTOS CONTINÚAN
En años posteriores, en especial a partir de los setenta, diversos arqueólogos del INAH y de otras instituciones han realizado proyectos de conservación y restauración en la misma zona, así como investigaciones en otras áreas de la antigua ciudad. Entre 1968 y 1970, Eduardo Matos excavó y restauró dos estructuras importantes, el Juego de Pelota No. 2, en el extremo oeste de la plaza principal, y una pequeña plataforma rectangular que funcionó como Tzompantli, localizada en la plaza, frente a ese juego de pelota. En 1979, el Centro Regional Hidalgo realizó algunos trabajos de conservación en el área. El mismo centro desarrolló, entre 1980 y 1982, un programa de excavaciones en diversos puntos de la zona arqueológica de Tula, como los cerros El Tesoro y Malinche, trabajos estos últimos coordinados por Rafael Abascal, que también incluyeron el mantenimiento de la zona monumental. Se excavó parcialmente la gran plataforma y una serie de estructuras en las terrazas inferiores, localizadas fuera de la zona arqueológica.

¿OVNIS SOBRE TULA?
Esto es algo de lo mucho que podemos encontrar al indagar, leer y sobre todo, visitar esta magnífica orbe de nuestro pasado. Al respecto, hay historias y teorías que habla de un posible contacto alienígena ahí, en especial al describir a sus majestuosos Atlantes, que como teorías suenan atrayentes, pero de lo que si estamos seguros, es que Tula cuenta con una historia extraordinaria y que por fortuna la tenemos en México, una más de nuestras razas que nos dieron origen y que aun podemos contemplar en el estado de Hidalgo… Sobre la investigación de los no identificados que nos llevo hasta Tula, muy pronto les informaremos que sucedió.