loading...

domingo, 29 de diciembre de 2013

LA PIEDRA MALDITA DE LAS ESTACADAS

EL SANTO OFICIO EN MÉXICO
Roberto S. Contreras Esparza
El relato que a continuación les mostraremos sucedió en el apacible y colonial poblado de Taxco de Alarcón en Guerrero, hace ya muchos años, en tiempos en que la calumnia e ignorancia marcaban ciertas leyes que no eran de todo justas para algunas de las promiscuas y pobres mujeres señaladas, juzgadas y humilladas (muchas veces) de una forma unilateral. Aquí les presentaremos y les hablaremos de una piedra, una enorme roca de forma rectangular que era el arma de “justicia y castigo”, un instrumento de tortura y muerte para algunas desafortunadas señoras que fueron sometidas sobre su voluntad a esta extraña y sanguinaria pena. Extrañamente no eran Brujas, ni tenían que ver con el Demonio, pero el Santo Oficio de México las trato como tal. Pero antes veamos como llego el Santo Oficio a México.

LA  SANTA INQUISICIÓN SE ESTABLECE EN MÉXICO CON PEDRO MOYA DE CONTRERAS EN CALIDAD DE INQUISIDOR MAYOR 
Escudo de la Santa Inquisición en México
Una vez consumada la conquista de Tenochtitlan, los Reyes Católicos dispusieron establecer en tierra americana todas las leyes e instituciones vigentes en España, entre ellas Santo Tribunal de la Fe. En 1571 llegó a la Nueva España don Pedro Moya de Contreras en calidad de Inquisidor Mayor. Todos los habitantes de la ciudad de México de doce años en adelante fueron convocados a la Iglesia Mayor, para oír misa, sermón y prestar Juramento de la Fe bajo pena amenaza de excomunión en caso de no asistir. No era necesaria una denuncia formal para que alguien fuera procesado por en Santo Oficio, cualquier rumor o carta anónima era suficiente para que se iniciase el juicio contra el pobre acusado. Los juicios se realizaban en sitios públicos con lujo de crueldad. De hecho, la Inquisición comenzó a regir en la ciudad de México, desde 1522, un año después de la toma de Tenochtitlan. Entre los primeros inquisidores se puede citar a Fray Juan de Zumárraga, cuya jerarquía dentro del Tribunal correspondía la de inquisidor apostólico. Al establecerse el Tribunal de la Santa Inquisición en la Nueva España, don Pedro Moya de Contreras asumió el cargo de inquisidor general.

EL SANTO OFICIO EN TAXCO DE ALARCÓN 
La relación de el Santo oficio y Taxco comienza con una visita que realizamos, la idea era de presentarnos en una conferencia y en Radio para hablar de ciertos fenómenos anómalos que hemos recabado cuando realizamos investigación de campo. Ahí supimos por medio de un guardia de seguridad, sobre un sitio especial en donde ocurrían hechos extraños como ruidos, quejidos y otras manifestaciones de corte fantasmal. El lugar era el antiguo Museo de Arte Virreinal (Casa Humboldt) en donde se exhiben mueble, objetos y otros accesorios de aquellos tiempos. Al saber sobre esta noticia en compañía de Reinaldo Ovalle originario de ese poblado y que es integrante del GIMEP (Grupo de Investigación de Misterios Extraterrestres y Parapsicológicos), nos dirigimos al lugar en donde además de oír historias de apariciones propios de estos sitios, me llamo la atención una enorme roca que estaba colocada justo en el centro de un cuarto y que contenía un profundo orificio en el centro.

BUSCAMOS MÁS INFORMACIÓN
Pregunte por tan rara piedra y se me dijo que había sido un instrumento de tortura, pero ya no se me informo mas. Continuamos con lo que habíamos ido a hacer, pero no dejaba de pensar en esa gran piedra, por lo cual indagamos quien podría hablarnos sobre ella. Al día siguiente y gracias a mi buen amigo Reinaldo, logramos entrevistarnos con el cronista e historiador de Taxco el señor Sinesio R. Moctezuma (que desafortunadamente y debido a su edad, días después falleció), pero hubo tiempo de que nos hablara sobre datos importantes de la piedra y nos remitió a uno de sus libros en donde encontramos la información que necesitábamos y así de su magnífico libro “Monografía Histórico-Geográfica de Tasco de Alarcón y sus Leyendas”, pudimos conocer lo siguiente en relación a la susodicha extraña piedra y esto es algo de lo que averiguamos:

HUMILLADAS Y REPUDIADAS 
“La leyenda narra que la esposa era perseguida por determinado hombre para cometer el vil acto de infidelidad al esposo, este endilgaba sus pesquisas vigilando paso a paso a su cónyuge, hasta no rayar en el desengaño. Si el hecho era confirmado, esta infiel esposa era conducida por su esposo, autoridad y pocos vecinos, hasta un lugar preparado exprofeso, donde estaba colocada una piedra en forma rectangular y con un hueco en el centro y parte superior de dicha piedra. La esposa infiel al salir de su casa era vestida con sus mejores galas y vestidos de la época, llevando el corazón destrozado por la angustia de la muerte que le esperaba. La acompañaba el esposo y escasos vecinos al lugar del suplicio afrentoso y cruel. Llegados al lugar del sufrimiento, oraban a sus dioses, se colocaba una estaca en el hueco de la piedra; la mujer con el terror reflejado en su semblante, era despojada de sus vestiduras, porque tenía enfrente el instrumento de su muerte. Era subida a la piedra por las pocas mujeres que la acompañaban en ese trance. Desnuda y ya enloquecida por lo que le esperaba, era colocada de asentaderas en la punta de la estaca, y en un movimiento continuo, iban siendo perforadas las partes más intimas y nobles de la víctima hasta sucumbir esta, en medio de las más atroces y terribles convulsiones de la muerte”.

DEBÍA CUMPLIRSE PORQUE ERA UNA LEY DE BARBARIE
En esa forma era vengado ese acto de infidelidad en presencia de las demás mujeres y las mas de las veces, atestiguado tan solo por el esposo ofendido, que se conmovía ante tal tormento fatídico y cruel, pero que debía cumplirse porque era una ley de barbarie. Concluido el tormento, la víctima era conducida a una fosa, sin gloria ni pompas de la época, porque la afrenta de infidelidad, así tenía que ser cobrada. Quedaban esposo e hijos solos. El tiempo borraba todo, y el tiempo seguía su veloz carrera. El hallazgo de varias osamentas confirma este hecho. Infidelidad. Arma mortífera, instrumento de muerte, afrenta conyugal en esos tiempos. Hoy; divorcio, bigamia, disolución conyugal, y no ha pasado nada. La piedra de ese tormento se mantiene como fiel testigo en uno de los rinconcitos exteriores de la biblioteca de la lajuela, antes casa de la cultura de guerrero en las calles de ex rastro y estacadas. Esta es la leyenda de las estacadas, y la piedra del mismo nombre se conserva como un instrumento de suplicio de aquella época y no como joya de gratos recuerdos”.

FENÓMENOS ANÓMALOS EN CASA HUMBOLDT
Increíble y grotesco lo que se cuenta de esta piedra o instrumento de tortura. A nosotros se nos informo sobre hechos y sensaciones raras de algunas personas que han estado junto a la piedra, eso no lo pudimos comprobar plenamente pero si obtuvimos interesantes relatos. Pero además, adentrándonos para saber sobre los sucesos que se desenvolvían en el pasado entorno a esa interesante roca, buscamos y entrevistamos al señor Cesar García Charco, quien se desempeñaba como promotor cultural del Museo de Arte Virreinal o como es más conocido Casa Humboldt, llamada así ya que el Varón Alexander von Humboldt, pernoto aquí en 1803 por una noche. Cesar García amablemente nos narro lo siguiente sobre esta singular y fatídica piedra.

UN INSTRUMENTO DE LA SANTINQUISICIÓN
“Esta piedra fue un rescate del museo propiamente, porque aquí hay un barrio en la parte inferior llamado de las Estacadas y la piedra se dice que perteneció a la Santa Inquisición, una piedra relevante que hasta le dio el nombre a un lugar de esta zona, el Barrio de las Estacadas. Ahí estaba la piedra y como se hizo un centro comercial ahí, la piedra estuvo de un lado para otro, alguien ya se la quería llevar hasta que un presidente municipal se dio cuenta y pidió que fuera colocada en un museo y así fue que llego aquí. Ahora la historia y función de esta roca, es muy impactante. Si uno se fija, notara que la piedra tiene un hoyo en el centro, ahí se colocaba una estaca y como se cuenta que la Santa Inquisición tenia, digamos, una sucursal aquí por así decirlo, ponían en práctica este tipo de castigos y claro que no hubo muchas castigadas, ya que con unos cuantos ejemplos bastaba. Su uso fue mínimo y se decía que ahí sentaban a las mujeres infieles, con el lema “por dónde has pecado, por ahí sufrirás”, las mujeres eran empaladas, sentadas vivas en la estaca, se desangraba y es obvio que ninguna de ellas vivió para decir que se sentía, era doloroso y según el restaurador nos cuenta que era una muerte segura pero lenta”.

VERGONZOSA Y FATAL MUERTE ENCIMA DE ESTA PIEDRA
Es así como conocimos y supimos de las desagradables funciones de esta peculiar “Piedra Maldita”, un arma, un instrumento de “justicia”, de castigo, de humillación que por fortuna (para muchas mujeres), ya no son utilizados estos procedimientos, pero si uno visita Taxco de Alarcón, ahí podrá admirar y sorprenderse de lo que escuchara por los habitantes de este apacible y magnifico poblado, que cuenta además con una gran cantidad de historias llenas de misterio y hechos sorprendentes, como la que le hemos presentado en esta investigación sobre esa peculiar piedra, la Piedra Maldita de las Estacadas y el Santo Oficio en Taxco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario